13 septiembre 2010

Caras y caretas.







                                                             BLA, BLA, BLA ...
                                                             Como un torbellino de posturas
                                           de ideas, pensamientos, relatos, verdades, mentiras,
                                              que ante mis ojos, ninguna se distingue una de otra ...
                                          Me siento como cuando pequeña me contaban cuentos,
                     esos cuentos que carecían de un tono realista, pero que transmitían, si transmitían igual.
                                                    Ya que:  individuo, lenguaje, e ingenuidad
                                      no creo que aquellas palabras logren soportarse mutuamente. 
                               Dos minutos pasaron, y ese individuo esta usando al lenguaje cual UZI
                                                     dejando a la ingenuidad como un colador. 
                                   Tengo el presentimiento que frases, letras, inventos, y realidades ...
                                                   ... fueron mezclados en una pequeña bolsa,
                                                             esperando para el gran sorteo. 
                                                  Pero yo no quiero que la suerte decida por mi, 
                                                       desearía poder volver el tiempo atrás ...
                                         ... y ver con mis propios ojos aquella verdad, 
                                       que ha desencadenado esta maraña de tan diferentes historias...
                                                       Y es que una amiga hace poco me dijo: 
                                 - En esta vida, no se puede confiar más que en nosotros mismos -.
                Y yo me negué a aceptar, pero ahora puedo decir, que tal vez en esta situación tenga la razón.
                          Todos parecen estar actuando, protegiendo su postura con uñas y dientes, pero 
                                           dichos tan diferentes, no pueden coexistir, eso lo sé ...
                                  Entonces ¿qué argumentos son los válidos y cuáles los invalidos?
                 seguimos en la misma, esto parece un aburrido laberinto, que ya estoy cansada de caminar.
                          Y es que ninguno termina de agradarles a mis oídos, ¿de qué lado me pongo?
                                                                 de NINGUNO,
                            ya que la confianza y la verdad que tanto busco, no he de encontrarla aún. 
                                      









1 comentario:

Cinderella dijo...

No creo en eso de confiar en nosotros mismos, tmb estan esas personas por asi decirlo a pie de cañon q siempre estan, what pass?