29 noviembre 2011



























Y los globos te dejan volando; pegan la vuelta hacia el lado izquierdo del anden de Devoto.
 Ellos solos deciden cuando tiene que ser ese momento preciso; ese que es tal cual al abandono. 
Llegan, iluminan con sus brillantes colores; con sus dientes de ardilla y sus tantas pecas.
Y más tarde dan 180 º y desaparecen; una, dos explicaciones y adiós.
Los extrañas cuando las manos comienzan a picar; careciendo habilidad para disimular aquella ausencia. 
Entre tus dedos una pequeña cinta verde del globo; un calzón en el lado más alejado de mi cajón.
 Y allí piensas, -¿Lo volveré a ver?-; -¿Me extrañarás?-
Suspiras, una, dos veces ... Miras a tu costado, con expresión de dejo, desorientada...
Abres un poco los ojos, y ves a uno de los payasos del parque sosteniendo globos en venta ...
Caminas hacia él; miniaturas de tu ser van cayendo por entre los cloroplastos, los estromas y, el H2O.
Te detienes frente a tanta diversidad de colores, tamaños, alturas, letras, dibujos...
Luego, vuelves tu mano hacia tu propio seño fruncido y murmuras agotada:
- No hay una sola persona como la tuya. 
Te extraño, y más cuando mi conciencia ya no da pelea en contra de las luces. 
Las pequeñas cosas que tenías, solo tuyas, a veces mías...
... esas que hicieron que hasta el día de hoy, siga enmaraniada entre la bruma. -
Y te sentas decepcionada, sólo te queda esperar a que el viento traiga colores que te eleven,
que te lleven a lugares llenos de nostalgia, pinceles y, disfraces. 


2 comentarios:

Cinty dijo...

Divino ♥














[los colores celestes molentas con el fondo para leer, pero no importa, re lindo :) nunca comento pero siempre leo jaja]

Emily dijo...

Gracias! (: Si, ya sé que no se ve ese color, pero me dio paja cambiarlo, y dije ya fue, que se esfuercen jaja(?)